Top

El Trastorno Obsesivo Compulsivo desde la Terapia Breve Estratégica

Trastorno Obsesivo Compulsivo - Terapia Breve Estratégica

El Trastorno Obsesivo Compulsivo desde la Terapia Breve Estratégica

Hace poco vi de nuevo El aviador, con Leonardo di Caprio y Cate Blanchett. La película cuenta la vida de Howard Hughes, una persona capaz de convertir una pequeña herencia familiar en toda una fortuna multimillonaria gracias a sus negocios como productor en Hollywood en las décadas de los 30 y los 40. Además, como sugiere el propio título, Hughes fue alguien relativamente importante en el desarrollo de la aviación.

Al margen de su capacidad de éxito, un detalle muy interesante de este millonario que nos muestra la película es que estaba obsesionado con la limpieza y con los gérmenes. De hecho, hay bastantes secuencias donde vemos cómo el protagonista se lava siempre de un modo determinado o cómo realiza un ritual de lo más singular antes de tocar el pomo de una puerta. La película incide tanto en este comportamiento obsesivo que, al final, no queda más remedio que formularse una pregunta obvia: ¿cómo se llega ha construir una patología así?

De lo lógico a lo ilógico

En una entrevista publicada en Il venerdì di Reppublica, Giorgio Nardone señala que, entre los trastornos obsesivos compulsivos (TOC), uno de los más extendido «es el impulso de lavarse excesivamente por miedo a contaminarse de las cosas con las que se entra en contacto». Asimismo, Nardone explica que la estructura de un TOC parte de una conducta o un razonamiento lógico para convertirse, por repetición, en una conducta o un razonamiento ilógico.

O dicho de otro modo: lavarse las manos antes de comer o después de alguna actividad no es un problema en sí; es algo lógico. Sin embargo, ese comportamiento comienza a ser un problema cuando dudamos de manera si tenemos sucias las manos y, por esa razón, nos las lavamos tres o cuatro veces en una hora, casi cada hora del día. Al hacerlo, sencillamente, nos sentimos mejor.

El problema es que cuando empezamos así terminamos yendo mucho más allá… Por ejemplo, limpiamos aquellos objetos o aquellas otras partes del cuerpo que hemos tocado con esas manos supuestamente sucias. Al repetir de manera continúa este tipo de comportamientos compulsivos, convertimos algo lógico —lavarnos las manos— en una patología. Y lo que era algo saludable, lo tranformamos en algo insaludable para nuestra mente.

¿Cómo se trata una compulsión?

Las personas con un Trastorno Obsesivo Compulsivo sienten una necesidad irrefrenable de realizar los  rituales, evitan lo que les asusta y piden ayuda a las personas cercanas. Estas soluciones es imprescindible estudiarlas en la consulta. Además, es importante profundizar en cómo percibe la compulsión: cada persona la percibe y le asigna un valor distinto.

Con todo ello, y gracias a los protocolos específicos que establece la terapia breve estratégica, el psicoterapeuta diseña una intervención a medida. Como escribe el Prof. Nardone: “Una situación tan extrema y aparentemente absurda puede resolverse en tiempo muy breve si se aborda con una tecnología terepeútica”

No hay comentarios

Añade un comentario