Top

Ataques de ansiedad. La estrategia del diario de a bordo

Terapia Breve Estratégica - Diario de a bordo

Ataques de ansiedad. La estrategia del diario de a bordo

El diario de a bordDiario de a bordoo es una técnica que utilizamos en la terapia breve estratégica para intervenir en los ataques de ansiedad. Se trata de una prescripción de comportamiento muy útil a la hora de trabajar con aquellas personas cuyos síntomas físicos indican que han llegado al pico máximo de la pérdida de control. Además, es una herramienta sencilla de aplicar; pues, como su nombre sugiere, consiste en un cuaderno donde el paciente debe ir anotando aquello que le sucede cuando le sobreviene la crisis.

Inicialmente, esta técnica ayudará a investigar cómo funciona el problema. Para ello, el terapeuta le prescribe al paciente que saque del bolsillo su diario de a bordo cada vez que entre en crisis, tenga un momento de pánico o perciba que entra en crisis. Aunque tenga cien ataques en un día, todas y cada una de las veces el paciente deberá rellenar los conceptos pautados: día, hora, situación, pensamiento, síntomas, lugar, etc.

Un diario que ayuda a perder el miedo

¿Para qué sirve escribir este diario? En esencia, para romper el círculo vicioso del control en que incurre el paciente cuando intenta controlar sus síntomas. Como su intento de control del ataque del pánico es ineficaz, los síntomas se agravan y la ansiedad, en vez de remitir, se agudiza. Por eso mismo, detenerse a escribir el diario en cuanto aparecen los síntomas es sumamente importante: introduce un cambio en un esquema que, de otro modo, se repetiría de manera invariable. Es más: al ponerse a escribir lo que le está pasando, el paciente desplaza su atención del ataque al cuaderno, y eso evita que se produzca la crisis.

El diario de a bordo es solo una primera maniobra; luego, sesión tras sesión, debe complementarse con otras técnicas específicas que fija el protocolo de la terapia breve estratégica. El uso combinado de esas técnicas permite que, desde el inicio, remitan —o al menos se atenúen mucho— la sensaciones de ataque de pánico. En general, y dependiendo de las especificidad de cada paciente, el conjunto del tratamiento puede llevar entre 2 y 6 meses.

No hay comentarios

Añade un comentario